Tras una dura infáncia de insultos y vejaciones, mi prima la enana supo sacar partido a su cuerpo, descubrió que para follar no hace falta estatura, simplemente una polla y un coño. Se lo tomó al pié de la letra y sacó un master: en la más zorra de las enanas de la provincia. Por supuesto ahí estuve yo para dar fé del título y no dudo en reivindicarlo, es una experta en la materia. Pruebalo y repetirás.

términos de búsqueda para el artículo:

Tags: